Las mujeres en Casa'l Churro

Teresa Rodríguez, Jovita Rodríguez, Jovita Rodríguez, Faustina Álvarez y Matutina Rodriguez

Teresa Rodríguez, Jovita Rodríguez, Jovita Rodríguez, Faustina Álvarez y Matutina Rodriguez

Madres, hijas, tías, hermanas, sobrinas... Pero también inspectoras, maestras, doctoras... Desde el último cuarto del siglo XX varias figuras de nuestra casa marcaron el camino para una mejora en la condición social de la mujer. En una época en la que ni siquiera se atisbaba una mínima parte de los derechos de los que las mujeres gozan en la actualidad, estas personas lucharon por mejorar el futuro de sus descendientes y, por tanto, del país.

Faustina Álvarez

Faustina Álvarez 

Entre todas destaca por méritos propios la personalidad de Faustina Álvarez, primera Inspectora de Enseñanza de España (1916). Nacida el 15 de febrero de 1874 en Renueva (León), hija de don José Álvarez de Castro y doña María Manuela García Flórez, fue bautizada dos días más tarde en la Iglesia de San Juan. Su infancia transcurriría en Canales donde, en contra del criterio materno, empezó a mostrar su pasión por aprender y formarse.  Tal era la situación, que debía esconderse para poder leer los libros que caían en sus manos. Finalmente al quedar al cuidado de una tía en Canales, Faustina prosiguió sus estudios, logrando título de maestra a los 21 años.

Su primer destino lo obtuvo en Llanos de Alba, y allí conoció de forma casual a Gabino Rodríguez, maestro originario de Besullo que había sido destinado a Riello, y con el que se casaría el 6 de octubre de 1897 en Canales, haciendo el viaje de novios al pueblo natal del novio. Besullo sería precisamente el primer destino conjunto del matrimonio. Allí nacerían Matutina y Alejandro (antes había llegado Teresa).

Tras ésto, el matrimonio separaría sus caminos profesionales, yendo Faustina a Barcia (allí nacería José), antes de recalar en Miranda en 1910. Su labor allí fue incansable y modélica. Además de la enseñanza y de publicar artículos de opinión en prensa, Faustina intentó crear una cantina escolar y, más importante, fundó la Mutualidad  del Perpetuo Socorro, pionera en la asistencia a las alumnas con menos recursos. En este destino también implantaría los "cuadernos de cosecha propia", en el que sus alumnas reflejaran no solo resúmenes de las lecciones recibidas, sino también sus observaciones sobre lo aprendido y sobre su entorno.

La Maestra Leonesa frente al problema del analfabetismo (Faustina Álvarez)

En 1916 Faustina haría historia al ser la primera mujer que conseguía por oposición el cargo de Inspectora de Enseñanza en España, tomando posesión de su cargo en Murcia al año siguiente. Sin embargo tuvo que pedir traslado a Palencia debido a que ese clima hacía mella en su físico, volviendo más tarde para asentarse definitivamente en León, instalándose de nuevo en Canales. Al año siguiente su delicada salud se deterioró aún más, falleciendo el 10 de octubre de 1927 en la casa familiar cuando contaba 53 años, pero no sin dejar un legado a recordar en todos los lugares por los que pasó.

En esa misma generación, Jovita y Evarista Rodríguez Álvarez iniciarían la tradición docente en Casa'l Churro junto a su hermano Gabino, algo inusual en una familia que había estado tradicionalmente dedicada al trabajo del hierro. Ambas serían maestras en escuelas de niñas, especialmente en el suroccidente asturiano, cerca del hogar familiar de Besullo.

Jovita Rodríguez, de negro, con el grupo de niñas a su cargo en la escuela de Besullo

Jovita Rodríguez, de negro, con el grupo de niñas a su cargo en la escuela de Besullo

Jovita Rodríguez consignaría la tarifa para obtener el título profesional de Maestra de Primera Enseñanza Superior  el 18 de septiembre de 1897.  Nombrada maestra en Lago de Omaña (León) por concurso, tomó posesión el 27 de septiembre de ese mismo año, permaneciendo en el cargo hasta el 17 de octubre de 1898 con un sueldo de 125 pesetas. Vega en Gijón y  Cimanes del Tejar (León) serían sus siguientes destinos antes de regresar a Cangas al ser nombrada como maestra en Corias, tomando  posesión el 11 de noviembre de 1899.

Apenas un año después volvía a Besullo,  permaneciendo en el cargo hasta el 3 de noviembre de 1910 (sueldo de 625 pesetas), cuando fue  trasladada a Muñás (Luarca). No tardaría en retornar a la aldea familiar, en esta ocasión de forma definitiva. Nombrada el  30 de marzo de 1911,  Permanecería un cuarto de siglo como maestra en Besullo, hasta que en diciembre de 1936 fue destituida por los cargos presentados contra ella por la Comisión de Depuración dependiente del Gobierno Civil de Oviedo , con efectos desde el 17 de julio de ese año.

A pesar de ser rehabilitada con posterioridad, el 23 de junio de 1942 se jubilaba, cesando en el cargo de maestra de Besullo el 30 de julio de ese mismo año.

Evarista Rodríguez, por su parte, pasaría la práctica totalidad de su trayectoria como docente en Tineo, aunque una de sus primeras experiencias como interina la tuvo en la escuela de párvulos de Navia a finales de 1903. Casi dos años después era destinada como sustituta a Calleras, parroquia de Tineo situada en el Cuarto de los Valles, aunque apenas unos meses más tarde el concurso de maestros la llevaba a Celón-Villagrufe.

Selce-Forniellas en Allande sería su siguiente parada, participando en las oposiciones a escuelas superiores de niñas en 1909. Fruto de esos ejercicios sería propuesta para ocupar plaza en la villa de Tineo en mayo de ese año, asentándose en la localidad durante el resto de su carrera y hasta su jubilación.

Teresa Rodríguez Álvarez, inspectora de Enseñanza

Teresa Rodríguez Álvarez, inspectora de Enseñanza

Teresa Rodríguez, hija primogénita de Gabino Rodríguez y de Faustina Álvarez, nació en Canales (León) cuando empezaba el siglo XX. Siendo apenas una niña viajaría con sus padres a Besullo, donde ambos habían sido trasladados como maestros, viviendo una infancia de continuos cambios de residencia siguiendo los pasos de sus progenitores.

En 1921 era admitida en la Escuela Superior de Magisterio (sección de Letras) tras superar el examen de acceso. por lo que era reemplazada en su puesto en Corporales (León). Esos estudios superiores hicieron que renunciara también al nombramiento para Fresnosa (Langreo). Finalmente, en octubre de 1926 recibía el título de maestra de primera enseñanza.

Convocadas las oposiciones a Inspectoras de Primera enseñanza en julio de 1928, en octubre era confirmada como una de las aspirantes admitidas al proceso. En esa etapa fue ascendida, y trasladada posteriormente a la escuela de Agones (Pravia)

En junio de 1932 alcanzaba el mismo logro que su madre, al ser nombrada inspectora de Enseñanza en León. Apenas dos meses después, Teresa acompañaría a su padre Gabino y a sus hermanos Matutina, Alejandro y José en la primera visita de las Misiones Pedagógicas a Besullo. Repetiría experiencia en noviembre viajando a Murias de Paredes y Valle Gordo (León) y de nuevo en el verano de 1933 en Besullo.

De su labor como inspectora destaca el trabajo realizado en el concejo de Cangas en los meses de mayo-junio de 1935, y enero-mayo de 1936, recorriendo sesenta y siete escuela y recogiendo sus impresiones en una libreta que es clara expresión del estado de la educación en la zona. Tras la Guerra Civil su salud fue en claro deterioro, y se trasladó junto a su esposo Florentino Hurlé, alejándose de la actividad de inspección, pero dejando tras de sí un legado más que valioso para entender el estado de la educación en la Asturias rural de su época.

Matutina Rodríguez

Matutina Rodríguez

El caso de Matutina Rodríguez exige un capítulo aparte, porque a pesar de ser también maestra como sus hermanos, su labor se centró en el mundo de la medicina.Tras pasar los primeros años de su vida en la casa familiar de Besullo, Matutina se trasladaría siguiendo los destinos de sus progenitores: en Murcia y Palencia cursaría estudios de Bachillerato, logrando el Premio Extraordinario de Bachiller.

Ese brillante expediente continuaría en la Universidad Central de Madrid, siendo becada en la Residencia de Señoritas (1921-1923), y logrando sobresaliente en todas las asignaturas de segundo curso de Medicina.

En 1924 ingresaba como interna en el Hospital de San Carlos como número 1. Muestra de su interés por seguir aprendiendo fue su viaje a Escocia en 1927 para mejorar su inglés. Más tarde consiguió su primera plaza como médico en Riotinto (Huelva). En octubre de 1930 volvió a Asturias, fundando consulta infantil en Oviedo junto a su amiga María Teresa Junquera.

Aparte de su labor médica, Matutina participó junto a varios de sus familiares en las dos visitas estivales de las Misiones Pedagógicas a Besullo.

En junio de 1934, se haría cargo del Dispensario de Higiene Infantil de la por entonces provincia de Oviedo, impartiendo a la vez numerosas charlas sobre higiene escolar. En septiembre se confirmaría su cargo de médico puericultor del Instituto de Higiene Infantil de Oviedo. En este puesto hizo frente al desastre humanitario provocado primero por la revolución de 1934 y después por la Guerra Civil. Entre ambos sucesos contrajo matrimonio (agosto de 1935), con el prestigioso médico Antonio Martínez Torner, hermano del brillante compositor y musicólogo Eduardo Martínez Torner.

Como jefe Provincial de Salud Infantil planificó y dirigió un ambicioso programa sanitario materno infantil al que se dedicó más de treinta años, prácticamente hasta su prematuro fallecimiento en 1964.

Jovita Rodríguez

Jovita Rodríguez

Completa este selecto grupo de mujeres Jovita Rodríguez, que compartía nombre con su tía y fue la benjamina del matrimonio formado por Faustina Álvarez y Gabino Rodríguez. Jovita realizó estudios de Magisterio al igual que el resto de sus hermanos, pero su traslado a Cataluña al contraer matrimonio con José Fau hizo que no alargara su vinculación a la tradición docente de la familia.

Crea tu sitio web o tienda online con Mozello.

Rápido, fácil, sin programación.

Denunciar uso impropio Más información


google-site-verification=mSs1XMb2lVFVv-S2inHPrcExhP_YyT7duK7dYUg_JU0